Nov
13

De Queenstown a Fiordland y Christchurch otra vez – 13 Noviembre, 2005

De Queenstown a Fiordland y Christchurch otra vez – 13 dNoviembre, 2005

Lago Pukaki
Bajamos de Quenstown hacia el sur por el Lago inmenso y azul Wakatipu para ir a Fiordland, si tierra de fiordos, si un paisaje completamente nuevo para mí, y por primera vez pude sentir el viento en contra bien fuerte que no me dejaba avanzar.. Siempre es tan fuerte el viento aquí? preguntamos pues sabíamos de las inclemencias del tiempo en la zona… Y si y si no corre viento llueve así que mejor se apuran cuando deje de llover, antes de que llegue el viento otra vez… La única ilusión era pensar en el viento a favor cuando volviéramos, pues teníamos que bajar por el mismo camino… (no tuvimos suerte cambio el viento) Fuimos a Mildford sound que es un lugar visitado por miles de turistas diariamente, tomamos un barco para adentrarnos en los fiordos..

Y no les cuento mas porque era tan bonito que mejor ver las fotos… Luego retomamos las mismas rutas para volver al centro de la isla del sur, pasamos por pueblos donde se cultiva mucha fruta, donde comimos helados riquísimos de fruta licuada con el helado ( para intentarlo en casa!!), pasamos por pueblos donde habían ruinas de pueblos chinos mineros, que habían viajado para buscar oro, y lo encontraron por varios años… Lagos azules, esmeraldas, rios turquesas.. Y las flores más bonitas y perfumadas de primavera, como los lupines violetas rosas, azules, de todos colores, que nos acompañaban al lado de la ruta durante el resto del tiempo en Nueva Zelanda, eran preciosos me encantaban, y el perfume es riquísimo, tan fresco. , Como las glicinas…

Acampamos por mas de un mes, sin parar en campings, ni casas ni hospedajes.. Y lo disfrute enormemente, nuestra vida de bici y camping libre … donde encontraramos lindo y posible.. ., empezaba no muy temprano, pero si con café, cereales, pan y miel, desarmábamos la carpa, y una vez todo en la bici, pedaleábamos hasta el mediodía, y Christophe me esperaba en algún lugar lindo, casi siempre a orillas de un río a almorzar, si había quedado algo de la cena del día anterior o sándwich de queso y frutas, y mas café!!, Seguíamos pedaleando hasta que llegábamos al próximo pueblo que nos habíamos propuesto, casi siempre cerca de las 5 o 6 de la tarde, salvo que necesitáramos, pocas veces pedaleamos mas de las 7 de la tarde, igual había luz los días eran muy largos.. Parábamos a buscar un lugar lindo para acampar, protegido de una posible lluvia mejor, si no, cualquiera lindo y alejado estaba bien.. Casi siempre encontramos un muy buen lugar y a veces pusimos la carpa en galerías de escuelas clubes de golf, bowling.. La lista es larga.. A orillas de lagos, bosques y ríos.. En donde despertarse era precioso para ver el reflejo del paisaje en el agua…, llegar a preparar la cena era uno delos momentos más especiales, casi siempre cocino christophe, que era muy bueno, le gusta mucho y lo hacia más rápido que yo, gracias a el probé algunos nuevos platos como trigo burgol, millet, cous cous, con verduras picadas, arroz y fideos..

Con salsas y verduras completaban nuestro menú, intentamos algunos asados, pero no tuvimos mucha suerte con la carne en Nueva Zelanda.. a veces hacíamos fogatas, si no, nos íbamos a la carpa al anochecer a escribir los diarios, jugar ajedrez, christophe tocaba su flauta.. Y finalmente descansábamos!! era bonito escuchar los pájaros en preciosos conciertos desde adentro.. siempre cantando no importaba la hora o si lloviera…

Encontramos otros pájaros, no tan simpáticos, se llaman Mag Pies, y son casi tan malos como los Mc Pyes de Mc Donalds, que también abundan aquí… son unos pájaros negros de picos y patas largas que no teniendo nada mejor q ue hacer, en primavera y en cualquier ruta, esperan en las copas de los árboles hasta que algún infortunado ciclista pasa distraído, para lanzarse en picada y practicar Dive bombing… (vuelos en picadas) lo mas cerca que pueden de las cabezas y con un Shack!!!! cerca volver a subir y lanzarse otra vez, siempre por la espalda los muy cobardes!! no es muy divertido cuando ves venir en la sombra delante tuyo que se acerca mas y más hasta que Shack!!! creo que nunca he pedaleado tan rápido.. tuvimos muchos de estos excitantes encuentros…

Les conté que Nueva Zelanda es muy turística y no deja mucho lugar a la aventura propia.. Pues todo esta indicado y pensado de antemano.. lo que la hace muy cómoda y segura para viajar, pero nosotros nos las arreglamos para tener nuestras aventuras… Al centro de la isla del sur esta el pueblito de Monte Cook, la montaña mas alta y bonita junto con los alpes del sur, con lagos y glaciares muy bonitos.. Allí íbamos con gansa de tener unos días de treking y yo de descanso.. disfrutando de la vista y del aire fresco de las montanas nevadas.. Llegamos muy contentos siguiendo el lago Pukaki de un exultante color turquesa, hasta el pueblo con la vista siempre en el Monte Cook, que se mostró siempre delante enmarcado en un cielo limpio y celeste..

era como mi zanahoria delante mío, pues el viento otra vez en contra.. me hizo rabiar bastante y llegue cansadísima. , Las montañas eran preciosas, el pueblo, no, puros hoteles gigantes.. Al día siguiente al medio día Christophe eligió una de las posibles rutas para ir de treking, íbamos a la cabaña Hooker, pasando el lago y sobre el Glaciar Hooker, justo enfrente al pie del Monte Cook, empezamos a caminar y caminamos y caminamos, cruzamos los puentes bordeamos el lago del glaciar y cruzamos la morena del glaciar de rocas enormes y un tanto movedizas, que lo hace muy cansador para las rodillas y tobillos, muy cansados nos dimos cuenta que no había tal cabaña,, no se veía por ningún lado, el mapa
estaba mal, no existía tal ruta, acampar allí era imposible y se venían unas nubes muy negras.. no muy seguro en un lugar de frecuentes avalanchas… después de casi siete horas de caminata nos dimos cuenta de que había que deshacer el camino andado, o subir unos acarreos, no muy seguros, volvimos..

Christophe con mi mochila y la suya.. para que yo fuera más rápido y llegáramos a un pequeño refugio, de tres paredes y techo de lata, que era perfecto para dormir.. y así hicimos, con una vista privilegiada del Monte Cook en una ventana, de la improvisada cabaña, dormimos en los bancos con nuestras bolsa camas, a la noche llovió y corrió un viento tan fuerte que creo que la carpita campiñuela que tengo nunca hubiera resistido… También tuvimos visitas un possum, que intento entrar, ya que no había puerta, no veía por que no!! lo espantamos con rugidos como nos habían enseñado…

Al día siguiente con lluvia y un viento fuertísimo fuimos directo a la oficina de turismo a preguntar sobre la ruta para la cabaña Hooker que aparecía en nuestro mapa.. nos enteramos que no era ni por si acaso buena idea de ir a la cabaña que la ruta no era segura, nunca nos enteramos cual era la ruta!! hicimos una nueva, agotadora de 8 hs. ida y vuelta en una sola tarde… JeJe hicimos muchas bromas sobre eso pues a los kiwis les encanta ponerles nombres extravagantes a los tours, como the Ultimate kiwi o Mont Cook experience!! y cosas así.
También nos enteramos que a pesar de que el viento era muy fuerte mejor que emprendiéramos el camino de vuelta.. pronto por que estaba por cambiar el viento en unas horas y definitivamente no queríamos volver también con viento en contra!! Hasta casi 50 Km. por hora me empujaba el viento desde mi espalda.. y yo iba con mucho cuidado y frenando pero en una curva para encontrar el Lago Pukaki, donde el viento se embolsaba y tomaba mas fuerza de costado, decidí prudentemente bajarme y caminar, pero el viento me empujo y arrebato la bici al medio de la ruta, y venían dos colectivos atrás.. no sé de donde saque fuerzas y pude levantar y tirar mi bici del otro lado dela banquina, con el viento en contra, unos metros después me di cuenta que no estaba mi cuentakilómetros en el manubrio como siempre.. donde yo miro que tan lento voy y cuantos kilómetros faltan!!! se había volado inútilmente lo busque, ya que casi no podía caminar ni ver en contra del viento, a mis 2.400 Km pedaleados en Nueva Zelanda se los llevo el viento, junto con algunas lagrimas de bronca y frustración…

pasada la curva todo fue mejor.. viento a favor hasta Pukaki… y así los siguientes lagos y pueblos hasta que llegamos nuevamente a Christchurch, donde tuvimos el mejor recibimiento de Raviv, un amigo de Israel, con quienes ya estuve en julio, que nos fue a esperar a la ruta con café caliente y tomar nuestro equipaje, para que llegáramos livianos a la ciudad, hasta su casa.. otra vez fueron los amigos quienes nos posibilitaron pasar unos dias en un hogar y sentirnos en el tal cual … Cocinar , levantarse sin frio en las mañanas, lavar toda nuestras ropas ( del lavarropas salia el agua marron , por los vientos, la tierra…!!) e intentar de trabajar por unos dias mas mientras esperamos la confirmacion de nuestro spasajes a Kuala Lumpur … que es de donde hemos decidido comenzar nuestro recorrido por Asia, sera desde el norte al sur esta vez … muchos saludos a todos !!



Escribe un comentario
Nombre:
Email:
Website:
Escribe tu comentario aqui y haz click en Submit para publicar tu comentario: